Seguidores

martes, 10 de junio de 2014

HUGO MUÑOZ UN EJEMPLO DE PERSONA





Pitillo le ganó al cáncer y hace reír a niños del Perú


reloj Domingo 14 Julio 2013 / 9:41 am



PAYASO PERUANO TOCA TODOS LOS INSTRUMENTOS MUSICALES, ES ADIESTRADOR DE MASCOTAS Y CUMPLE SUEÑO DE LA CARPA PROPIA PARA HACER CIRCO EN SU PATRIA 
Escribió: Pulvul Fotos: Maemi Coronel 
Lima se inunda por estas fechas de telas y carpa multicolores y entre todas ellas destaca la del ‘Circo de la alegría’ y su estrella el payasito Pitillo un compatriota que triunfa en el mundo llevando un espectáculo de primer nivel. El gran Pitillo recibió que lo entreviste un diario en un alto a los ensayos de lo que sería su nuevo show que presentó desde el 19 de agosto al 1 de setiembre en el Jockey Plaza. “Hablemos mientras me pinto, lo hago hasta con los ojos cerrados” es lo primero que dijo mientras se aplicaba el maquillaje en labios, ojos, y rostro con lo que dejó de ser Hugo Muñoz para convertirse en el popular payasito. “Me transformo en cinco minutos, el maquillaje y el vestuario es importante porque es la rúbrica del payaso” continuó el artista que empezó, en el mundo circense por amor.

Hoy haces reír en todo el mundo pero pocos saben que tú no querías ser payasito
Mi padre (Hugo Muñoz Holguín o Tony Pitillo) que también se dedicaba a este arte quería que siguiera sus pasos, estaba muy frustrado por mi negativa pero cuando tenía siete años me gustaba una chica del circo que me dijo que solo se casaría con un payaso. Así que fui corriendo a pintarme la cara, otro payasito me pintó la cara y salí al show con la ropa prestada de un enano. Mi padre no podía creerlo y cuando me vio en escenario me gritó, cuando volteo a verlo me caigo de trasero y escuché reír a la gente. Esa risa me gustó tanto que descubrí que quería ser payasito, digamos que fui payasito por amor.
- Te gustó el ambiente circense, ya tenías un nombre ganado pero lo dejaste de momento a otro.
Sí. FUI PUBLICISTA pero de ahí ME ENFERMÉ DE CÁNCER. Tuve un tratamiento carísimo, así que necesitaba dinero y volví a pintarme la cara porque el circo da plata y así hasta ahora.
No todo ha sido fácil para ti ya que has tenido que salir, varias veces, a escenario con el corazón destrozado.
Miles de veces. Nosotros despedimos luz cuando salimos a escenario y ahí nos olvidamos de todos los problemas, penas. Es además como una catarsis, cuando discuto con mi esposa salgo al escenario y me olvido de todo.
-¿Cómo estás de salud. Venciste el cáncer?
Gracias a Dios estoy bien. Me chequeo periódicamente, nunca me descuido porque hay que cuidar la salud sobre todo por la familia que sufre más cuando uno está malito. 

Hoy gozas de popularidad a nivel mundial, y ya te puedes dar el lujo de tener tu propia carpa
Es un sueño hecho realidad. Lo traje desde México, ha sido una inversión fuertísima pero vale la pena porque el público se merece no sólo un show de calidad sino un buen ambiente. Eso de las carpitas rotas y sucias, las butacas que están a punto de caerse no debería existir porque se gana bien haciendo circo, claro que nada viene gratis sino con mucho esfuerzo y años de trabajo.
- Así como tu padre, tú también quieres que tu hija te siga los pasos.
Me encantaría. Por mi hija estoy aquí porque por tantos años pero vamos a ver. 

-Cuéntame sobre tu vestuario, ¿sueles gastar mucho dinero en él?
Los de ahora me los hace mi esposa y obviamente no tienen precio, son los mejores. Pero en México cuando trabajaba con los hermanos Fuentes Gasca, me lo diseñó Mitzy que uno de los mejores de esa ciudad y me costó 1500 dólares.